Etiquetas

, , , , , ,

271271577524420712_EQKMCfXy_c

Estuve investigando en el internet sobre cómo superar el famosísimo MAL DE AMORES. Entendido como esa sensación de vacío y de falta de significado que sientes cuando atraviesas la ruptura de una relación de pareja. Me encontré con millones de consejos y quise dejar por escrito los que me han ayudado. Los iré presentando por partes. Muchos consejos son difíciles de concretar, son algo nuevo para la mayoría de las mujeres (y para los hombres también), lo eran para mí y algunos aún lo son. Entrar en esta manera de entender al ser humano y a mí misma, me ha hecho sentir mejor, por eso sé que es una senda que recorrer entre miles que están disponibles para todas/todos. Son libres de elegir la que quieran, lo trascendental es empezar ya a sentirte mejor: ¡inténtalo!

Ser humano en proceso

Aceptar es sinónimo de ver el momento presente como lo que “es” sin tener o hacer ningún juicio al respecto, hablo de enfrentar el Ahora: la persona que amas se ha ido o ya no te ama. Cuando aceptas eso sin culpar al otro y sobre todo sin culparte a tí misma(o), se abre una dimensión diferente, rara vez abordada del Ser humano: la profundidad del Presente. La mayoría de las veces, sino todas, nuestra mente se recrea en el pasado o en el futuro de esa relación rota, pero no se ancla en su Presente. En el Ahora ya no está esa persona y generalmente dicha situación no es nada personal, es decir, no te “lo está haciendo a ti” ni “él (ella) acabó con tu vida”, tu ex pareja simplemente es como es, o mejor dicho, como “cree” que es. No está siendo alguien diferente de lo que cree ser, él o ella sólo está pensando en sí mismo(a) como hacemos todos, incluso tú y yo. Nadie te hace nada a ti, todo depende de cómo lo mires, dónde te coloques para observar el Presente.
El dolor está dentro de ti, es cierto, acéptalo, déjalo ser, nada pasará, en la medida en que le permitas ser a ese dolor y tan sólo detenerte a verlo, observarlo sin preguntarte ni responderte nada, la emoción o las emociones irán pasando. Céntrate en ti misma(o), en ser lo que eres y no lo que crees ser, no le des tanta importancia al hacer o al tener. Ahí está la clave.

Las emociones negativas son temporales, vienen y van como todo en la vida, no hay nada de ti (de tu Ser más profundo) que esté en peligro por sentirte triste o enojada(o) hoy, que tu pareja se haya ido o ya no te ame no es un GRAN problema, es sólo algo temporal. Muchas personas han pasado por rupturas de parejas y no se han muerto ni se han quedado solas el resto de sus vidas, incluso tú misma(o) ya las has pasado y te has recuperado. No te sirve engañarte a ti misma(o), sabes, distraerte con muchas cosas (trabajar en exceso, ir de tiendas, hablar constantemente con amigos sobre lo sucedido…) y no dejar que el dolor o la rabia estén presentes. Finalmente, están ahí y sólo se quedarán escondidos mientras te distraes, agarrarán más tamaño y saldrán después, una y otra vez. Así que es mejor, aceptarlos ya ¿no?
No pasa nada si te tomas unos días para estar a solas contigo, más que pensar, sólo relájate y llora, patalea, corre, enójate, lo que tengas que hacer, pero drena ese dolor y míralo, mírate. La mayoría de las veces es peor lo que uno se imagina que le pasará si hace algo así a lo que realmente sucede cuando lo haces (yo lo hice y acá estoy escribiendo sobre ello).

Desde niñas(os) nos enseñan que estar enojadas(os) es malo pero no es así, el enojo simplemente es una emoción, no hay nada de malo en “emocionarse”, en sentir. Por tradición a la mujer se le ha enseñado que es mejor estar triste que enojada, sabes, que las chicas se ven terribles cuando gritan, que pierden glamour cuando lo hacen y quién sabe cuántos prejuicios más. La verdad es que es sano enojarse si eso es lo que tienes dentro, es lo que es, date chance de expresar la rabia, nada pasará. A los hombres, por su parte, se les enseña a no llorar, porque eso no es de hombres y porque es sinónimo de ser débil. Llorar te hará bien si es lo que deseas, que no te importe lo que digan los demás, haz lo que tu cuerpo y tu alma te piden, te sentirás mejor.

Hay un viejo dicho “un clavo saca otro clavo”, indica que lo mejor es buscarte otra pareja rápidamente, debo decirte algo: a veces se quedan los dos clavos adentro. Por ahora, es mejor centrarte en ti misma/o, porque buscarte a otro hombre o a otra mujer para no sentir tu soledad, sólo distraerá el dolor, pero no solucionará lo que sientes por la ruptura, no lo hará de manera definitiva. Además ahora requieres de una nueva organización de tu existencia, colocar lo que eres en su justo lugar y reconstruirlo o más bien construirlo de una buena vez. Te explico.

La mayoría de las relaciones de pareja son relaciones que se dan entre cuatro “fantasías”:
1) lo que tú piensas sobre tu pareja y deseas que él o ella sea,
2) lo que tu pareja piensa sobre ti y desea que tú seas,
3) lo que tú piensas que eres,
4) lo que tu pareja piensa que es.

En este rollo de puritas máscaras del ego, estarás de acuerdo que es imposible que exista el amor. Para empezar, el amor genuino es tan raro, generalmente pensamos que amamos a alguien y no es así. Ni siquiera somos capaces de vernos a nosotros mismos y ser lo que somos, mientras estemos así: tan ciegos.

Te recomiendo que leas mucho sobre el ego, la falsa imagen que tienes sobre ti misma(o), hay mucho material en la filosofía Zen, en el Budismo y en las demás tradiciones orientales. Incluso la mayoría de las religiones y filosofías occidentales hablan sobre el ego, con otros conceptos, pero vienen siendo todos lo mismo. El ego es el “falso ser”, lo que como persona piensas que eres y no lo que realmente eres. Para mí se abrió una puerta que no conocía cuando empecé a leer sobre el tema y definitivamente me siento mejor ahora, ojalá que decidas empezar hoy mismo. Encontrarás algunos libros que leí en la barra lateral de este blog en el apartado 3. Reseñas de libros y películas. Si quieres entender qué es el ego te sugiero empezar con el libro “Una Nueva Tierra” de Eckhart Tolle. Es buenísimo.

¿Te gustó este post? Deja tu comentario y sigue leyendo
¿Mal de amores?¿guayabo?¿despecho?¿crisis amorosa? (2da. parte)

Nadir Chacín @nadirchs
Lee + en https://www.facebook.com/sersiendo

Anuncios