“EXISTO COMO SOY, CON ESO BASTA.

SI NADIE MÁS EN EL MUNDO LO SABE, PERMANEZCO SENTADO, CONTENTO, Y SI CADA UNO Y TODOS LO SABEN, PERMANEZCO SENTADO, CONTENTO.

UN MUNDO LO SABE, Y PARA MI ES CON MUCHO EL MÁS GRANDE, Y ESE SOY YO MISMO.

Y SI RECIBO EL RECONOCIMIENTO HOY O EN DIEZ MIL O DIEZ MILLONES DE AÑOS, PUEDO RECIBIRLO AHORA CON ALEGRÍA, O CON IGUAL ALEGRÍA PUEDO ESPERAR.”

Llevo este fragmento del poema de Whitman en un papelito en mi cartera, mi bolsa, siempre lo releo, cuando me siento insignificante, pequeñita, cuando mi vida pierde el sentido por instantes, a veces por minutos, a veces por horas o por días, incluso por años, lo releo y en sus palabras me releo a mi misma, me encuentro. Cuando como hoy mi ego gana, cuando construye fantasmas y se nubla mi vista, releo, cuando no quiero salir de mi cama, releo, cuando espero llamadas que nunca llegan, releo, cuando espero de otros lo que sólo yo puedo darme, releo, cuando los días me parecen inútiles y yo más, releo, cuando extraño mi familia y a mi hijo, releo, cuando veo lo que pasa en mi país y me entristece, releo, cuando el desamor duele, releo, releo, releo.

Cuando releo y releo, algo de mi, partes de mi, la que escribe y la que no, consiguen la fuerza, se redefinen: me pertenezco y sigo para más adelante releer nuevamente.

Ser siendo

 तइका रमे

Anuncios