espiral-de-granos-de-cafe.jpg

 El Domingo: ¿día casero, de quehaceres, tomarte tu cafecito y leer periódico, relajarse un rato, ver películas o simplemente disfrutar “il dolce far niente” (el dulce hacer nada) como dicen los italianos?

Pensaba que hay tanta gente que no tiene un domingo, sí su domingo personal, ratitos de domingo dentro del domingo completo. Eso ¿por qué? La verdad es que el trabajo y las demandas de la vida moderna nos están dejando sin tiempos de reflexión profunda, de estar con uno mismo, simplemente de ESTAR… y lo peor es que las personas no los extrañan, digo, esos momentos.

Pasé muchos años en esa dinámica y me costó muchos otros de terapia para siquiera verlo… que andaba viviendo sin darme cuenta, sin decidir y sin VIVIR. Ahora me doy mis tiempos mios, sólo mios, es una cuestión de organizarse y establecer prioridades, para mí -aunque parezca egoísta- mi prioridad soy yo: mi tranquilidad.

Entonces en función de eso voy calibrando las semanas, los tiempos y mis tareas. Tengo algunos semáforos corporales muy útiles que me avisan hey hey te estás pasando, ya no trabajes, descansa. Mi espalda es uno, antes no le hacía caso, pero de unos 4 años para acá tengo a mi espalda medidita, ya le entiendo su idioma y su manera de decirme YA BASTA TAIKA YA BASTA… voy midiendito la tensión en mi espalda y ya no la dejo que se acumule cuando apenas la siento…al piso y me relajo….no importa si son estiramientos que duren 5 minutos…lo importante es el detenerse y poner la atención en el cuerpo….y DIGO FUERTE: MI CUERPO ESTÁ EN PAZ, COMPLETAMENTE RELAJADO Y EN PERFECTA SALUD. Funciona, a veces sólo he descansado 1 minuto frente a la computadora, cierro mis ojos y respiro, y luego los vuelvo a abrir y sigo trabajando… pero ese ratitito de mí misma conmigo misma…me sirve. Hazlo y verás.

Voviendo al domingo y sus pormenores. Pues por algo el domingo es un día sagrado en muchas religiones, no se trabaja, se dedica a la familia, etc. Poco importa si tu domingo coincide con el domingo del calendario, pero por fa…. TEN TU DOMINGO… ponle nombre si quieres pero usalo, constrúyelo y sobre todo DISFRUTALO.

Un buen consejo es pensar en un libro y ponerse sabes la meta de este mes me voy a leer este libro tal y tal, escoje un tema estimulante y di me lo leeré y lee. Entonces todos los días o un día sí y uno no o cada tres días, como tú quieras, lee un pedazo, pero lee respirando, lee desde tu cuerpo. Es diferente cuando la lectura te atrapa a ti a cuando tu atrapas a lectura, me explico, mete a la lectura dentro de todo tu cuerpo, pon atención con cada parte de ti, y sin perder la noción de tu cuerpo, lee. Es un ejercicio relajante, porque al poner la atención en tu cuerpo y leer, inmediatamente la mente deja de estar piensa y piensa las preocupaciones del día… y te vuelves más consciente (y el ego se repliega).

Dirán algunos para esa cosa de relajarse mejor la TV, pues no es igual. La TV te desconecta de ti mismo, mientras que leer con la atención puesta en tu cuerpo, sintiendo tu respiración, es como una forma de meditación que además te permite leer un buen libro. Es muy diferente, uno te mantiene en la inconsciencia cotidiana y el otro método -el del libro- te hace ejercitar la consciencia sobre tu cuerpo y experimentas el poder que tienes sobre lo que produce tu mente. Si cuando tú lees te desconectas de tu cuerpo tampoco sirve, hay gente que se mete en los libros para olvidarse del mundo y de sus problemas, eso tampoco sirve.

Al leer respira, esas respiraciones que son profundas, al principio te parecerá raro, pero luego lo harás en automático, leerás respirando y teniendo la atención en tu cuerpo. Si has visto que en el yoga hacen unos ejercicios bien complejos y nunca dejan de respirar… pues la respiración es la base del mantenerse aquí y ahora, y no dejarse arrastrar al pasado o al futuro por pensamientos repetitivos.

Voy a regalarle un minuto de piso a mi espalda, disfruta tu domingo y respira!

Cariños

तइका रमे

Anuncios