love-hurts-quotes.jpg

La cultura occidental ha empleado muchos siglos en construir -desde la mente, desde el intelecto, y la capacidad de poseer, de tener- ese falso ser humano que está lleno de certidumbres también falsas. Poco a poco desde niño aprendiste que sólo sobrevivirías (y con mucha razón, pero ya no eres niño) si tenías un ego ENORME, una estima por ti mismo estratosférica, segura, una certeza de ser el mejor, el más simpático, el más bello, el más inteligente, el más culto. Si no es tu caso, también pudiste identificarte -con los años- con algo malo, pero muy tuyo, digamos tu historia sufrida, tus enfermedades, el tipo que abusó de tu confianza, la madre que te dejó, la feita del salón, la mujer nefasta que te dejó por otro, el que no podía hacer ejercicio y prefirió los video-juegos y el internet, etc., etc., cualquier cosa sirve, el pasado o el futuro, cualquier cosa sirve cuando el ego anda activo. Imagina que es tu título personal logrado con mucho esfuerzo y sudor, ese letrerito que llevas en la frente orgullosamente y que dice: YO SOY tal o cual cosa. 

Cuando nos enamoramos de alguien es como una muerte del famoso LETRERO,  realmente uno se siente morir y lo es, mueres, algo en ti muere, el tema es que lo que muere NO eres tú, realmente tú, eso te conviene saberlo para que NO TEMAS AL AMOR. Luego de invertir tanto y tanto tiempo, vida, esfuerzo, sudor, lágrimas, triunfos, retos, amigos perdidos o ganados, dinero, etc. en tu letrero de pronto… FLECHA DE CUPIDO… Y TODO ESO ESTÁ EN RIESGO. Se tambalea, se requiebra, se pone en duda todo, claro quién no sentiría miedo ante ese tipo de muerte, es la muerte del “YO” (ese que creías tu yo hasta ahora), del LETRERO que “eres” tú (nótese las comillas). La buena noticia y lo que te conviene SABER PROFUNDAMENTE es que ese letrero que muere no tiene nada que ver contigo, OH SORPRESA, es sólo un letrero, costoso, muy costoso, a nivel de lo que has invertido en él, pero es sólo un letrero más. Esas certezas que pensabas que te definían son FALSAS, como todas las certezas que construye el ego, porque el ego, ese falso yo a través del que vives, no eres tú, es como si tuvieras una capa encima y sobre esa capa está pegado ese letrerito. 

El amor es la fuerza más poderosa que existe en el Universo y entre los humanos, es capaz de hacer tambalear a tu ego (a tooooodo tu letrero), por eso duele tanto, porque comienzas a perder certezas, que no son tal, pero que hasta el día en que te enamoraste pensabas que sí eran certezas y además muy, MUY tuyas. Muchas personas cuando sentimos amor nos entra el pánico, ese malestar proviene de este asunto del letrero que se comienza a desvanecer, a caer, a no ser tan seguro –porque en efecto no lo es. La verdad es que hay un mundo de personas que llegan a esta pérdida del letrero por otras vías, por ejemplo: la pérdida de un ser querido abruptamente, una enfermedad crónica, un desastre natural que acaba con sus bienes materiales, un accidente casi mortal, quedarse desempleado, y así. Creo que el amor es la vía más bonita de disolver progresivamente o perder tu ego-letrero entonces en vez de denigrarlo, de renegar de lo que sientes y de decir ¿por qué a mi?, mejor acepta que te pasó de la mejor forma posible, que tu ego comienza a desaparecer… pero es producto de un evento milagroso, positivo, y absolutamente transformador como el amor.  

No digo que mañana dejará de dolerte, así no funciona, todo tiene su momento idóneo, pero cuando en cada día del amor que sientes, revises y reformules tu relación con lo que te pasa y veas que es afortunado que te suceda, celebra. Celebra que te enamoraste aunque te duela terriblemente. El amor te transforma a ti, el otro anda en lo suyo, no sé si me explico. La persona que amas anda en su proceso, pero lo importante aquí eres tú, lo que el amor está haciendo en y por ti. CELEBRA.

Recuerdo que he dicho “me duele el corazón”, pero la verdad es que lo que me dolía y todavía me duele es mi ego desarticulándose, perdiendo fuerza, mi ego perdiendo terreno ante mi corazón, es una sensación rara, es como sentir dolor pero saber que tu corazón tiene las puertas abiertas de par en par 

No sé decirlo con palabras, pero tal vez lo has sentido.

Celebro eso.

तइका रमे

Anuncios