Etiquetas

luz_corazon

Hoy me entretuve pensando en la envidia. ¿Quién no ha deseado alguna vez lo que otra persona tiene? Creo que es un sentimiento universal. Estaba detallando lo que hay detrás de esa sensación angustiosa de sentirse menos o más. Cuando dices “por qué ella sí y yo no”, o “por qué él lo logró, si yo me lo merecía”. Qué difícil es la envidia. Pienso que es más complicada para la persona que la siente. Cuando tu luz viene de adentro de ti mismo no hay oscuridad que tenga cabida. Hoy prendí una vela de coco, pedí porque a todos y todas los que me rodean les vaya muy bien. Que yo sólo pueda verlos como los seres de luz que son y que ellos sólo puedan verme como el ser de luz que soy. El amor siempre puede más que la envidia: la propia y la ajena. Amén.

Anuncios