Etiquetas

Me cae que lo más difícil es amar a los que tienes más cerca: hermanos, padres, hijos, parejas. Es como si el pasado histórico de la relación tuviera tanta información, tantas experiencias, que el “ruido” relacional es más fuerte. El reto del año 2010 amar a mi familia cercana, más y mejor, sin condiciones, tratando de aplacar mi enorme ego. Pensaba hoy en lo triste (porque lo es) de que a veces tenemos más amor para los amigos y amigas que para la propia familia. Habría que empezar por conocernos mejor, tal vez abrir el corazón y tratar de mostrarnos más genuinamente con ellos, así como hacemos con los cuates con una chelita en mano. Haré mi mejor esfuerzo.

La primera plática con tu familiar, algo como: Cuéntame quién eres tú, qué te gusta, qué te divierte, cuáles son tus mejores recuerdos.

Anuncios