Etiquetas

Cuando tengas DEMASIADAS cosas por decidir que involucran a otras personas o a circunstancias de la vida exterior, duras, fuertes, definitorias… y tu cuerpo y tu mente te pidan S.O.S., date un RECREO, regresa al “poco a poco”, a ocuparte de tus necesidades más básicas, SUÉLTALO, deja que la vida defina la situación. (Eso no es ser irresponsable o traicionarse a una misma ojo sino SER AMABLE contigo.)

Encrucijada / Ejemplo: Tu pareja no se decide a vivir contigo. Estás harta/o de esperar.

Paso 1: Arregla el sitio donde vives, vuelve el espacio que tienes algo grato para ti. Paso 2: Comparte tu casa con otra persona para bajar los costos. Paso 3: Comienza a buscar un sitio lindo pero más económico donde mudarte sola. Ahorra para lograrlo. Abre un cuenta para tu plan y deposita una pequeña cantidad mensual. Disfruta viéndola crecer  así sea de diez en diez pesos. Paso 4: Vuelve a actividades que hace tiempo quieres hacer y que has estado postergando. Paso 5: Céntrate en ti, en recuperar la tranquilidad. Paso 6: Mira películas de humor y ríe mucho, hasta que se te salgan las lágrimas pero de la risa. Paso 6: Confía en la vida y deja que se encargue de los detalles, tú sólo descansa, ponle flores a tu vida y pide, pide.

Anuncios