Sin expresión hasta el amor más grande puede morir.

Robert Sternberg

¿Qué es lo que realmente celebramos en este día? Siempre me he preguntado esto. A veces pensamos que amar es regalar cosas caras, invitar a cenar al otro, mandarle notitas prediseñadas por facebook y demás. Hoy antes de cualquier interés comercial es el día del amor en sí mismo. Pero ¿qué es el amor? El amor se entiende normalmente como un sentimiento, una afinidad, que vincula a los seres humanos. Pero también es empatía, compromiso, intimidad, pasión y establecimiento de límites del comportamiento propio y del de los demás. Es decir, se construye sobre el respeto mutuo y la sana convivencia, es un sentimiento y comportamiento relacional. Esta parte del amor a veces, por no decir casi siempre, se nos olvida. En estos tiempos a los amantes se les olvida que amar implica un compromiso, es decir, una decisión: decides amar y respetar a otra persona y además también decides comprometerte con mantener ese amor. Y no sólo es decisión sino también acción: la expresión de lo que se siente y decide en actos.

Hace un tiempo hablando con mi psicoanalista y luego de una ruptura con una pareja con la que conviví 5 años, le preguntaba qué era lo que hacía que el amor se muriera. Creo que la siguiente historia condensa lo que quiero trasmitir hoy.

Ana, una paciente suya, estaba desesperada porque su pareja roncaba. No podía descansar durante las noches y los ronquidos se habían vuelto un serio problema de convivencia y para la relación en sí. Ella en varias ocasiones le había comentado a su pareja que estaba muy estresada porque no descansaba, y su pareja sólo le decía: “¿Qué quieres que haga? No puedo dejar de roncar y tampoco tengo una varita mágica. He roncado toda mi vida”. Para resumir: esta relación se acabó. Pero ¿qué fue lo que causó de verdad la ruptura? ¿Los ronquidos? No. Lo que mató al amor fue la no-acción, el no-compromiso con mantener el amor y atender y respetar lo que a la otra persona le sucede. Cero empatía. Cero respeto.

Si el hombre hubiera atendido las necesidades de su pareja… en el sentido de ir con un médico a revisar por qué ronca o usar estos dispositivos que se ponen en la nariz y que hacen que la persona respire mejor… por citar algún ejemplo. Si la hubiera entendido y luego hecho algo… Si ella hubiera visto y sentido el compromiso y el amor de su pareja expresado en actos, en acciones concretas, aunque este señor no hubiera dejado de roncar nunca, las cosas hubieran resultado diferentes. El tema es accionar el amor mutuamente, expresarlo no con palabras ni regalitos solamente sino con actos, hechos. Expresarlo cada  cada 14 de febrero, en los cumpleaños en navidad, expresarlo además todos los días con pequeños actos de amor.

Anuncios