Etiquetas

, , , , , , , , ,

Una lectora de mi blog me ha pedido que escriba este artículo. Se lo dedico aunque no pueda poner aquí su nombre.

Cuando pienso en la palabra orgasmo me viene a la cabeza “sentirse rico”. No encuentro una expresión más adecuada que ésta. Indaguemos un poco en lo que rodea al orgasmo femenino y qué nos pasa a las mujeres, o algunas de nosotras.

A la mujer siempre se le ha prohibido -de alguna forma- desde lo social disfrutar de su cuerpo. Nuestros padres y madres generalmente no tocan el tema cuando estamos niñas, tratan de mantenerlo al margen, porque la verdad es que no saben cómo abordarlo y temen que sus hijas se vuelvan libertinas. Es un problema generacional , también de deficiencias en la comunicación y de creencias falsas acerca de la sexualidad.

Yo celebro que las mujeres conozcan su cuerpo. Eso no tiene nada de malo, que lo conozcan y también que lo disfruten. A todas las edades. Conocerlo es imprescindible para el disfrute. A veces me miran raro cuando digo sin tapujos que hay mujeres que nunca se han visto la vagina y el ano en un espejo. Creo que es el primer paso para conocer el cuerpo, verlo en un espejo. Tocarte, abrir los labios de tu vagina y descubrir qué hay adentro, primero, casi como una científica que ve sus partes, y luego explorar el cuerpo buscando la excitación.

La masturbación es una de las prácticas sexuales más idóneas para empezar. Es difícil que alguien reconozca, sobre todo si es mujer, que se masturba, pero sí, las mujeres también nos masturbamos y nos gusta. Ya basta de esas creencias que dicen que si nos masturbamos nos saldrán pelos en la mano o terminaremos locas o putas o quién sabe qué otra cosa.  Son falsas. La realidad es que si no te masturbas no sabrás qué es lo que te hace sentir bien, hay que comenzar por eso. Si tú no sabes qué te hace sentir rico no podrás comunicarlo a tu pareja o guiarlo si anda medio perdido. Es un asunto de gozarse a una misma: muy válido y sobre todo recomendable, sano y liberador. Tengas pareja o no. No es cierto que sólo las personas que no tienen pareja son las que se masturban, los hombres lo saben muy bien. Masturbarse es una práctica sexual más, que puede convivir con las otras experiencias sexuales que tienes y buscas, en pareja o en solitario.

Otro consejito es experimentar con vibradores. Luego de que ya hayas reconocido y disfrutado con tus dedos de tocarte, puedes comenzar con algún aparato especialmente creado para ello. A algunas mujeres les da vergüenza ir a una sex shop a comprarlo, ojo también puedes adquirirlo por internet y que te lo manden a la casita. Lo que sí puedo decirte es que es una experiencia increíble, las vibraciones pueden ayudarte si tienes problemas con tu excitación sexual a que te liberes de ellos y sientas rico. Prueba sola y en pareja. Ambas cosas son sabrosas.

El orgasmo es una experiencia muy personal, no todas las mujeres los tenemos igual ni tampoco tiene necesariamente que ser así. Algunas nunca lo han sentido. Otras son multiorgásmicas. Hay de todo. Te pido que ahora que has decidido experimentar o resolver lo que te pasa, no te fijes en los orgasmos de las demás sino en los tuyos, en trabajarlos y lograrlos para ti. Tampoco te fijes en la pornografía, sí vela para excitarte si eso te gusta y te hace sentir rico, pero no te obsesiones con tratar de vivir la sexualidad como pasa en las películas. Aquí estamos en el mundo real, no en la actuación, y es mejor buscar la forma que a ti te haga sentir bien. A ti personalmente. Hay mujeres que no les gusta la pornografía. A mí sí me gusta y me prende. Es cuestión de gustos. Pero es una buena opción para excitarte cuando empieces a jugar con tus aparatitos o si te masturbas.

Las fantasías sexuales son otro gran tema. Están a la mano para ti y para ustedes en pareja. Es divertido jugar con ellas, siempre y cuando eso no te haga sentir mal o a tu pareja. El chiste de tener sexo es que ambas personas lo disfruten y que se sientan libres de hacer o decir lo que quieran. Yo voto por las fantasías sexuales y por decir cochinadas (palabras y frases subidas de tono) en medio del acto. Prueben. Experimenten. Encuentren un idioma propio y uno en pareja.

Quiero comunicarte algo que siempre digo cuando mis amigas me preguntan o comentan sobre sus problemas relacionados con el sexo y sus parejas. La sexualidad es una parte del ser humano, una de tantas. Si tu relación de pareja está atravesando problemas de otro tipo la vida sexual también se afecta. No esperes que ambos se sientan rico en la cama si ni siquiera pueden conversar o se la pasan gritándose o cosas así. Eso no es posible. No somos máquinas, somos humanos. Y la sexualidad está relacionada con las demás cosas que nos (pre)ocupan queramos o no. Igual pasa con los hombres, con unas mecánicas diferentes, pero les pasa.

Los problemas sexuales son un síntoma. Así que la pareja, ambos, tendrán que ocuparse del todo como un todo.  (Lo mismo si no tienes pareja, se trata de un síntoma de lo que te pasa individualmente.) Sugiero que si la cosa está muy complicada y no han podido solos, acudan a un psicólogo, a una terapia de pareja. Generalmente funciona cuando hay un tercero, un mediador, que pueda hacerles ver y reflexionar sobre puntos de la relación que han permanecido invisibles para ustedes. Para mejorar la actividad sexual y disfrutar es requisito #1 que puedan comunicarse bien, asertivamente, sin lastimarse el uno al otro, por ejemplo, que puedan decirse: “no siento nada”, “tócame aquí”, “me gusta más esta posición”, “quiero probar con el sexo anal”, y todo eso.

No por querer sentir y pasarla bien una mujer se vuelve una puta o anda por mal camino, si tu pareja piensa eso, es importante que lo platiques con él y si no puedes ve por ti misma al psicólogo a una terapia personal. Hazlo ya. De igual forma, si tu pareja quiere obligarte a hacer cosas en el sexo que tú no disfrutas o que no quieres experimentar, o de hecho lo hace y te obliga busca ayuda psicológica pronto, esto es importante, TODO acto sexual debe ser consentido, deseado. En otras palabras,  tú tienes que decidir que quieres experimentar algo nuevo, decidirlo y decir “sí quiero”, si eso no ocurre  o no está ocurriéndote sencillamente estás siendo víctima de una violación sexual. Ojo con eso. De igual forma si eres hombre y tu pareja es quien pretende obligarte por los mecanismos que sean, esto es violencia y acoso: manipulaciones, maltratos psicológicos, amenaza con que se va ir con otro u otra… Lo mismo en las relaciones heterosexuales que en las homosexuales o bisexuales.

Siempre que haya una penetración debe haber un condón. Úsalo siempre, con quien sea, incluso en pareja, con tu novio, con tu esposo. Si saben usar bien este método de prevención del embarazo y de las enfermedades sexuales, ni siquiera se siente. Hagan que el condón, ponérselo, forma parte del jugueteo y del precalentamiento. Intégrenlo al acto sexual de manera lúdica. Lo mismo con los lubricantes, aceites y todas las cositas divertidas que venden en las tiendas. A los vibradores además puedes ponerles condón, y en el caso de que no quieras hacerlo ten cuidado con la higiene, cada vez que termines de usarlos límpialos muy bien, sécalos y guárdalos a resguardo del polvo. Límpialos antes y después de usarlos. Compra una coqueta maletita para tus vibradores, puedes ponerle un nombre (Lola o Juan, por ejemplo) y jugar así con tu pareja, decirle por ejemplo: “Yo y Lola te estamos esperando, apúrate”. O divertirte tú diciéndole a alguien por teléfono: “Tengo que dejarte porque vino Juan de visita y tengo que atenderlo”. ;)

Asimismo descarta que tengas un problema médico, habla con tu ginecólogo, si todo en tu organismo está bien, lánzate a experimentar todas estas nuevas experiencias, no te arrepentirás. Que tengan un feliz fin de semana y, chicas, córranle a comprar sus vibradores o al menos experimenten viéndose la vagina en un espejo. La vagina es taaaan bonita.

PD: Si todavía tienen dudas o preguntas aprovechen la sección de comentarios de este artículo y dejen los suyos. Estaré contestándoles a la brevedad posible. Como no todas las personas viven la sexualidad de la misma forma, es probable que desees consultarme algo específico. Aquí estoy.

Anuncios