Etiquetas

, , ,

Cuando en una relación de pareja se cae, a veces sin notarlo, en vínculos de dependencia y codependencia, la misma relación y la vida de los miembros de la pareja se vuelven una maraña de culpas y recriminaciones. Lo más doloroso de traer esto a nivel consciente es darse cuenta de que ambos amantes tienen ganancias secundarias de vivir y relacionarse patológicamente.

¿Qué son las ganancias secundarias? Cada conducta tuya busca un fin. Generalmente una conducta negativa o que te genera problemas tiene, en otro aspecto de tu vida, una función positiva.

Por ejemplo, cuando estás enferma/o y logras que alguien te cuide. Si has pasado toda tu vida enfermándote y recibiendo cariño y atención de los tuyos sólo cuando te enfermas, aprendes que para obtener amor debes estar enferma/o. Esta atención que logras de los demás es la ganancia secundaria de enfermarte.

Cambiar conductas requiere de analizar qué las dispara, qué hay detrás de lo que haces, sientes y ejecutas. En las relaciones de pareja pasa algo similar. El dependiente  a menudo consigue un “padre” o una “madre” en su pareja (en otras palabras, su pareja se comporta como una mamá), y el codependiente siempre logra ser la “madre” y el “padre” que necesita desesperadamente ser. En este vínculo patológico ambos han aprendido una conducta que les genera ganancias secundarias positivas de su relación con el otro o la otra, pero que a su vez les provoca tristeza, desamparo, sensación de ser controlados o de controlar. Se requiere des-aprender estos patrones si de verdad desean entrar en el terreno del amor. La dependencia o la codependencia NO es amor.

Sirve mucho preguntarse a cada tanto: ¿qué busco realmente con mi actitud? o ¿qué ganancia secundaria obtengo de lo que hago o de lo que le digo a mi pareja? Averiguar cuáles son tus ganancias secundarias en todos los vínculos que tienes con los demás abre una puerta dolorosa al principio pero muy esclarecedora después. Volverás a tomar las riendas de tu vida en tus manos. Toda persona dependiente o codependiente es el fondo un dependiente, una dependiente. Así de simple. El codependiente necesita del otro o de la otra tanto como el dependiente. Descubre qué pasa contigo detrás de las máscaras que te pones para amar. Inténtalo.

Anuncios