Etiquetas

,

¡Buen martes!

Curiosa la necesidad ambigua de controlar y al mismo tiempo delegar. No creo que eso sea posible, en serio. :)

O controlas o delegas.

Cuando dejas “algo” que te importa en manos de otra persona para que te apoye también te toca flexibilizar la forma en que ese “algo” será hecho. ¿Qué no?

Aprender a delegar es todo un arte. Neta.

Nadir Chacín

Séptimo Encuentro del Círculo Humano, sábado 30 de abril 2011, 11-14 horas, Parque México, Col. Hipódromo Condesa, México D.F.

Anuncios