Me gusta tener ciertos objetos sobre mi escritorio con significados profundos para mí.

Una brújula antigua (mi Norte me busca a mí, no yo a él). Esta cámara de fotos Olympus-Pen de mi padre (recuerdos-imágenes de la infancia). Unos címbalos tibetanos (mi búsqueda). Una escultura de mí que hizo Nabil a los 6 años con arcilla (mi hijo vive dentro de mí y yo dentro de él). Un vaso funerario maya (mi vida académica, mis logros). Dos candelabros religiosos coloniales de mi madre (alimentar el espíritu). Unos caracoles de mi playa preferida en Venezuela: Choroní (la parte lúdica de mi vida). Un corazón alado de vidrio azul que me regaló Rodolfo (mi derecho a la ternura).

Yo: pertenezco. #circulohumano

Nadir Chacín

Anuncios