Etiquetas

, , , , , , ,

Reflexión matutina

Yo le apuesto siempre a revisar lo que hago, pienso y siento. No conozco otra certeza que no sea la de la experiencia, reflexión y decisión constante. A veces pensamos que revisar lo que somos profundamente puede hacer que nos tambaleemos o perdamos, siento que es al contrario. Las certezas que duran, las vitales, son las que construimos con los ojos bien abiertos, conscientes, son para mí esas rocas bien duras donde asirse cuando las cosas van mal. Esa roca es nuestro hogar, nuestro ser, la esencia. Una vez leí por allí que las creencias son afortunadas o desafortunadas para los creyentes (en sentido amplio del término) dependiendo de para qué nos sirven en la vida cotidiana, ¿te hacen o no te hacen feliz? ¿Te ayudan o te hacen sentir derrotada/o? ¿Te estimulan a seguir adelante o te hunden en la depresión? Les mando un abrazo de miércoles pre-Círculo Humano

#circulohumano Mi punto de vista: una creencia es necedad si esa creencia te quita tu poder personal. Una creencia es una necesidad si sientes que el mundo o la gente es una amenaza que quiere quitarte tu creencia y reaccionas desde ese sentimiento. Una creencia se vuelve afortunada cuando te ayuda a dar el salto esencial, entonces te conviertes en una persona que no cree sino que sabe. Cuando eso pasa, ya no tienes que pelearte con más nadie. Ya el mundo no te amenaza. No tienes que probar nada. Estás tranquila, tranquilo.

Nadir Chacín

Anuncios