Etiquetas

, , , , ,

Hoy comienza la cuenta regresiva de la Navidad hasta el Año Nuevo. 2011.

Se me antoja recontar la cuenta, nombrar los días utilizando palabras, emociones, parpadeos. Éste ha sido un año intenso, quizá no más intenso que otros, pero sí único. Este 2011 me atreví a lanzarme en un reto laboral nuevo y resultó una experiencia maravillosa en términos profesionales, difícil y alegre. Aprendí herramientas nuevas de trabajo. Eso siempre es bienvenido. El Círculo Humano sigue siendo un regalo maravilloso y compartido que vuelvo a celebrar, un año más. Me he replanteado también qué deseo hacer en los años venideros, noté que extraño la aventura y el conocer nuevos mundos, nueva gente, viajar. Caminar por calles desconocidas, buscar a propósito volver a sentir el susto de lo desconocido. No quiero esperar para darme más de lo que deseo. También quiero regresar a estudiar de manera formal, pensé que nunca volvería a decirlo.
Hace unos días dije en mi Facebook que tengo el fuerte presentimiento de que el 2011 fue el preparativo amoroso para lo que me toca vivir en 2012. Algo que vendrá fuerte y creativo, un cambio de esos que giran muy rápido y mueven todo de lugar felizmente. Lo sigo sintiendo y me emociona celularmente. Hace mucho que necesito un cambio radical, diría mi compadre Alberto: “¿Otra vez, comadre?” y yo respondería: “Pus sí, mano”. Quizá mi vida siempre ha tenido el mismo designio de los antiguos viajeros que crean aventuras tan sólo para vivirlas. Nadie puede detener del todo a una aventurera, ni siquiera ella misma. Hoy me siento bendecida, agradecida por este 2011. Rodolfo lee tranquilo el periódico a mi lado, mi hijo Nabil duerme plácidamente en el cuarto soñando y creando sus propias aventuras. Todo se hereda, todo se contagia, comparte: la felicidad también. Este año está muriendo. Estaré una noche más en familia, renaciendo para morir una y otra vez en los brazos de mi milagrosa vida. Gracias por leerme, mi gente, por ser y estar en el mismo mundo que yo. Feliz Navidad y un año nuevo venturoso.
Nadir Chacín

Anuncios