Etiquetas

,

Buenos días. Hoy es un martes eléctrico. Casi termino de analizar y leer a profundidad el libro sobre resiliencia de Al Siebert. Transcribí para ustedes este fragmento maravilloso que espero les sirva tanto como a mí.

“Cuanto más desarrolle sus habilidades de sinergia, más desarrollará su capacidad de resistencia en tiempos difíciles. Algunos de los signos de que usted está interactuando de una manera sinérgica son:

  • Cuando usted está presente, las reuniones son más sencillas, las personas trabajan mejor, el equipo funciona de manera eficiente y la atmósfera de trabajo es más agradable.
  • En el trabajo parece que su tarea es sencilla. Eso es cierto. Su tarea es más sencilla porque usted trabaja duro para lograrlo.
  • Puede mantenerse relajado y disfrutar de los momentos en que las cosas fluyen con facilidad. Cuando todo funciona bien puede sentarse y dejar que las cosas sigan su curso. Gasta menos energía que los demás para realizar su trabajo rutinario, pero es capaz de poner más fuerza y más energía sostenida en las tareas esenciales.
  • Observa y cuida los detalles que marcan la diferencia en la manera como salen las cosas. Es capaz de detectar señales tempranas de problemas potenciales y actúa para prevenirlos, al tiempo que se preocupa poco por cuestiones que sabe que no representarán ningún problema.
  • Tiene gran tolerancia frente a la incertidumbre y la ambigüedad. No necesita tantas respuestas definidas ni tanta certeza sobre el desarrollo de los acontecimientos como los demás y puede refrenarse de sacar conclusiones que otros asumen como correctas. Al mismo tiempo, su sentimiento por los patrones de energía le permite sacar rápidamente conclusiones significativas a partir de pequeñas cantidades de información antes de que los demás puedan darse cuenta de lo que está ocurriendo.
  • Se siente cómodo como elemento de control entre grupos con tensión opuesta. Anima a las personas a que expresen puntos de vista y opiniones opuestas. Pueden entender la posición de ambos lados y ayudarles a encontrar una resolución. Es un buen árbitro y facilitador cuando surgen conflictos fuertes.
  • Actúa de un modo ético, que aumenta el respeto y la confianza que le depositan los demás.
  • Disfruta con los logros de los demás. Les hace saber a los demás cuanto los aprecia.
  • Se siente feliz. Disfruta de su vida y su trabajo. Tiene un espíritu juguetón que le permite reírse y se divierte con frecuencia. A las personas les gusta su sentido del humor.
  • Confía en su intuición. Cuando nota que algo está mal, investiga. Cuando nota que todo está bien, no se deja llevar por los miedos o las preocupaciones de los demás.
  • Trabaja para los acontecimientos futuros, de modo que cuando sucede algo se sitúa rápidamente y sin prisas de último momento.
  • Tiene momentos optativos para curiosear las novedades.
  • Responde a las emergencias o a las situaciones de crisis con calma y optimismo; espera que todo salga bien.”

Del libro “La resiliencia. Construir en la adversidad” de Al Siebert, Alienta Editorial, 2007, España.

Abrazos,

Nadir Chacín

Anuncios